No te olvido

Hablando de exes, quiero contarte la facilidad con la que las personas con esclerosis múltiple (EM) nos olvidamos de todo. Tenemos una memoria privilegiada. Te ayuda a olvidar los malos ratos; ya quisieran ustedes olvidar a los exes con la facilidad con la que olvidamos nosotros. Las iras no nos duran más de horas porque olvidamos la razón por la cual se causaron y así…

Todo lo dicho es mentira. Te conté que no sé mentir porque para ello se requiere una gran memoria y las personas con EM no la tenemos. Una de las afectaciones que no se ven pero que existen es esa.

Si Joaquín Sabina hubiera tenido EM la canción diría: “Tardé en aprender a olvidarla 19 horas y 500 ¿quién eres?”.

“Tienes que concentrarte”. “Es que no estás en lo que debes”. “Lo haces a propósito” y un millón de cosas más que te dicen cuando olvidas algo. Pues bien, déjame responder: NO. No lo hago de manera consciente.

Y hablo de la memoria porque es una discapacidad que no se ve, que no se entiende, que no causa empatía. Es de esas condiciones que te complican el trabajo, la vida personal, te bajan la autoestima. La mala memoria causa problemas de los que no hemos hablado.

Por ejemplo, hace poco salí de mi trabajo y fui a tomarme un café con una amiga. Cuando vi mi celular tenía miles de llamadas de la oficina: mi jefe me había estado buscando por cielo y tierra. Lo llamé y me dice: “Gaby, ¿escuchaste la entrevista? ¿Qué tal estuvo?”. Casi me muero. Hubo un par de segundos en los que pude inventarme algo que incluya OVNIS, extraterrestres y más historias fantásticas pero respondí “me olvidé, lo siento”. Bajo el riesgo de que sea tomado como irresponsabilidad, dije la verdad.

memoria

Nos causa problemas porque la respuesta fácil es decir que no ponemos atención. Pero esto va más allá.

Pero hoy, hoy recuerdo mucho. Casi estamos de cumpleaños. Estoy a dos días de cumplir 11 años de diagnóstico y quiero hacer una fiesta. Quiero festejar las lecciones que me ha dejado esta condición, quiero festejar por las personas que he conocido gracias a la EM, quiero bailar por el gusto de poder hacerlo, quiero abrazar para sentir cerca a quienes siempre están, quiero recordar cada buen momento y cada lección aprendida. Quiero botar la casa por la ventana.

También es necesario pedir disculpas. A mi amiga a quien no acompañé en el velorio de su abuelita porque “me olvidé”. A mis amigos a quienes he dejado plantados porque “me olvidé”. A mi jefe por no cumplir con mis funciones porque “me olvidé” y a mi ex porque “no lo olvidé”.

Cuando VIVES con EM, la memoria te falla cuando no lo esperas y no cuando debería.

Son once años de berrinche constante, que se compensan con grandes momentos. Once años de “no quiero seguir pero lo hago porque puedo”. Once años de no querer que me vean mal y aprender a agradecer porque me ayudan. Once años de molestias infinitas y días de no acordarme siquiera que la EM está ahí.

No sé si es la vejez pero este año el 13 de octubre será especial. Porque, además, decidí compartir con muchos desconocidos lo que siento (como miedo o felicidad) y lo que no (como el brazo o la pierna) *badum tssss

Tal vez no puedo decir que volví a nacer pero empecé a vivir de una manera distinta. Desde ese 13 de octubre estoy consciente de muchas cosas. Sé exactamente qué músculos necesitan más fuerza para subir o bajar gradas, cuáles para tipear o abrocharse los botones de las blusas. Pero, lo más importante, sé exactamente qué músculo es el que sirve para entender condiciones distintas: ese que bombea sangre.

Entonces, hoy recuerdo, pero cuando olvido algo importante, algo que podría dañar mi reputación como profesional o varios años de amistad, me ofusco, me siento culpable y triste porque no quiero olvidarme de los que quiero, de los que son importantes. Tampoco quiero olvidarme de las fechas ni los momentos y recuerdo las palabras de una amiga que me dijo que “la gratitud es la memoria del corazón” y esa memoria no falla.

Gracias a ustedes por leer.

Comparte esto:

15 thoughts on “No te olvido”

  1. Gracias por compartir una verdad que pocos conocemos y peor entendemos. Gracias por ser valiente y hacernos un poco menos ignorantes. Mi gratitud y respeto hacia ti!

  2. Gaby que lindo q escribes ,lo haces con el alma es verdad lo q dices yo lo vivo desde hace 30 años con mi mami y si se olvida es mejor pues tambien se olvida de cosas tristes y asi sufre menos me alegro tanto de q compartas esto y otros aprendan gracias gaby besos y abrazos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *