Lo que Santa me trajo

Una semana antes de Navidad llegó un ángel con una buena nueva. Una amiga, la Peke, me pasó el contacto de un médico iridólogo. Un médico que ve tu estado en una foto del iris de tu ojo, que trató a una chica con EM y la curó. 

Entonces fui. Llegué nerviosa. Me senté y me tomó la foto del ojo. La primera sorpresa fue que el color verdadero de mi ojo es verde, todo lo demás es intoxicación, me explicó que las manchas cafés en el iris eran eso. ¡Qué emoción! Olviden lo de la intoxicación, TENGO LOS OJOS VERDES.

Continuó revisando órgano por órgano, ninguno estaba funcionando bien. “Son 12 años de interferón y corticoides” me dijo el doctor. “Así es esto”, continuó. El estómago y los intestinos. La tiroides y los ovarios. Los riñones y las defensas. Todo estaba por debajo del funcionamiento normal, muy por debajo. Pero me habló de un tratamiento para nivelar el PH del cuerpo y curarme. ¡Qué emoción! Olviden que nada me funciona, HAY UNA CURA.

“Sólo te funcionan bien el corazón y el hígado” me dijo el doctor. Entonces pensé: qué bueno, así podré seguir enamorándome como pendeja y ahogando las penas del desamor en alcohol. Nos reímos con el doctor. Se sorprendió que el hígado esté bien. “Son 12 años de interferón y corticoides” me repitió. Yo le conté que soy hippie y que había hecho un pacto con la EM y el interferón para que no me hicieran daño. Él se rió y me dijo “entonces, ¡qué bueno que seas hippie!”.

El tratamiento consiste en una desintoxicación de dos años. Los detalles se los daré en el próximo post pero si cumplo con todo me dijo que en dos años podré dejar el interferón. ¡Estaré curada!

Es el primer médico que me dice que puede curarme y yo tengo fe. Quiero confiar en mi constancia y fuerza de voluntad para hacer todo lo que me diga. Quiero creer que me voy a curar. 


Con el doctor decidimos no engañarnos, dejar pasar la Navidad y el año nuevo y empezar el tratamiento en enero. Sí, la próxima semana.

Este fue mi mejor regalo de Navidad: la fe. Porque después del shock y la emoción de la esperanza de curarme vino la tristeza de aceptar que nada está funcionando bien. Ahora estoy más calmada, más dispuesta y más fuerte. 

Nunca voy a poder agradecerle a la Peke Peña por este regalo maravilloso, que entiendo salió de su corazón y generosidad infinita.

Por otro lado, parece fácil solo haber escuchado la parte de la esperanza, parece fácil ignorar todo lo demás que dijo el médico, pero no… No ha sido así.

De momento me encuentro preparándome sicológicamente para todo. Tengo que tener las expectativas en el nivel correcto. Tengo que prepararme para dejar algunas cosas que me gustan. Tengo que estar en paz. No se me ocurrió una mejor forma que comer todo lo que no comeré en dos años, con gente linda, con amigos que me dan fuerza y de momento está funcionando.

Con los nervios que me da todo esto les mando un abrazo fuerte para que empiecen el año con ganas de más, siempre.

Comparte esto:

9 thoughts on “Lo que Santa me trajo”

  1. Gaby, me alegro mucho por ti, y es cierto, Mientras hay vida hay esperanza.
    Te envio un fuerte abrazo y quiero invitarte a formar parte de nuestra fundacion.
    Si gustas mas informacion, puedes escribirme.

  2. Hoy me acordé de vos, con un aire de nostalgia como cuando leemos pequeños recuerdos, fragmentos de nuestras almas plasmadas en un papel.
    Fue un cachetazo de reacción, aprendí a darme cuenta de sutilizas y regalos que nos da la vida a diario y por sobre todo a quejarme menor y a ¡¡¡Valorar!!! (también obligadamente aprendí a escribir con menos faltas de ortografía 😛 )
    Me alegra saber que tienes esperanzas que nunca te rindes, y sigues firme.
    ¡Mis mejores deseos siempre, fuerzas y ánimos!
    Te mando un abrazo.

    Saludos

  3. Hola soy Darwin de Perú. Mi hermano le han diagnóstico EM y la verdad no saber como llevsr ello él ya esta en tratamiento.

  4. Hola Gaby
    Quería saber cómo te ha ido con el tratamiento que mencionas en el post. Algún cambio o resultado?

    Suerte y un abrazo

    1. Hola Dan, perdón la tardanza. La verdad es que me iba muy bien, lo dejé por falta de constancia, pero me sentía maravillosa, sólo requiere de fuerza de voluntad.

      1. Gracias por la respuesta 🙂
        Al momento estoy dentro del proceso de diagnóstico porque tuve entumecimiento del lado izquierdo de mi cuerpo que volvió después de cuatro meses. He dilatado los exámenes porque después de algunos días los síntomas se han ido y porque tengo mucho temor.
        Te mando un abrazo y mis mejores deseos

Leave a Reply to Carla Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *