Esperando un milagro

**Este post es en vivo, no tiene risas grabadas

Hace dos semanas me hice los estudios de laboratorio, ya los revisó un médico y, tomando en cuenta que este año comí en todos los mercados del país, estoy feliz porque no tengo ni parásitos.  Está todo en orden. También me hice la resonancia magnética, hace un poco más de una semana. Y finalmente, hoy me hicieron los exámenes cognitivos.  Es la primera vez que me los hacen en 12 años. Todos los resultados me los dan el 26, que los verá mi neurólogo, también.

Hoy, tuve esta nueva experiencia de los exámenes cognitivos.  Antes de empezar le decía a la doctora que esto de olvidarme cosas y sentirme distinta me producía cierta tristeza, pero que había estado luchando para no deprimirme, para tomarme todo con calma.

Empezó con los ejercicios, los fáciles los hice, pero a medida que se complicaban un poco sentía que ya no podía. Claro, me iba frustrando, preocupando y, hasta, angustiando. Sentía que el cerebro se cansaba y empezaba a hormiguearme. Cada ejercicio me hacía sentir más tonta.  Hasta que le dije: “¿Te acuerdas que te dije que estaba luchando para no deprimirme?” “Sí” – me respondió – “ya, pues esto no está ayudando , le dije y nos reímos.

Me sentí en la primaria, en unos exámenes trimestrales. Nunca fui la más brillante del grupo, pero tampoco quería reprobar nada. Hoy sentí que reprobaba cada pregunta. La doctora me dijo que no me preocupe, pero ¡Vamos! Este examen le dirá a mi doctor si el tratamiento está funcionando, estaba preocupada. Pero lo terminé, no con aplausos, pero lo terminé.

En fin, estoy esperando los resultados, como cada año, cruzando los dedos por un milagro. “Gaby, no hay lesiones estamos frente a un milagro”. “Gaby debimos equivocarnos con el diagnóstico, no tienes nada”. “Gaby, esta es la última vez que nos vemos, estás curada”. Esto sucederá el 26 de septiembre que me darán todos los resultados.

¡Qué nervios! Debo confesar que estuve ansiosa hasta la semana anterior. Siempre me pasa lo mismo. Los nervios de la resonancia y después de los resultados. Desde hace 12 años la charla es la misma. “Gaby, estas son las lesiones… bla, bla, bla” Después de eso yo ya no escucho más. Esa es la realidad.

Pero hace unos años, cuando fui al doctor, acompañada de mi madre, él revisó mis placas y las comparó con las primeras que me hice. Revisaba y revisaba con detenimiento, les daba la vuelta, las volvía a mirar. Yo me preocupé. Mi mamá le dijo “¿Pasa algo doctor?” y él, consciente de mis ganas de que me digan que se había equivocado, levantó la mirada y me dijo “la enfermedad no ha avanzado en nada”.  Tenía los ojos llorosos, mi mamá empezó a llorar, continuó “si estabas esperando un milagro, este es el milagro, que no haya avanzado”. Los dos estaban conmovidos hasta las lágrimas, yo no entiendo por qué lloraban si era una buena noticia. ¡Un poco de coherencia, por favor!

Entonces, en medio de la ansiedad de las semanas anteriores, porque no me he sentido bien y  no quiero que me digan que la enfermedad avanzó o que debo cambiar de tratamiento, estaba pensando; de verdad este es el milagro: “la vida”. “Estamos vivos y es lo único que necesitamos para continuar”.  Esa es la verdad de las cosas.

Los milagros están, siempre están, pero hace falta mirar con detenimiento. Los milagros están en las posibilidades que tenemos a diario.  En mi caso, abrocharme los botones, bailar como loca, hacer chistes. El verdadero milagro es estar vivos y no lo sabemos.

Yo, hoy encontré mis milagros y los que encuentre después me servirán para estar más agradecida. Hay miles de milagros esperando ser encontrados, todos los días. Cuéntame cuando encuentres el tuyo.

Entonces el 26 será lo que tenga que ser, seguramente más milagros y buenas noticias. Ya les contaré.

Comparte esto:

29 thoughts on “Esperando un milagro”

  1. Gaby me haces llorar, pero también me haces sonreír. Y si hacemos una cadena de oración por tu milagro? Te abrazo muy muy muy fuerte. Que puedas continuar con tu tratamiento????????????Les quiero mucho!!!

  2. Qué bonito escribes, me encanta leerte. Opinar al respecto… muy difícil, pero para una buena opinión…. consultale a Dios, seguro tiene un par de respuestas que buscas. Siempre confía en Él.

    Un fuerte abrazo

  3. Mi Gaby querida le mando una abrazo lleno de bendiciones! Hermoso texto, usted es un milagro!!!
    Cuándo almorzamos? Sigue siendo mi vecina?

    1. Hola mi Gaby
      Entiendo todo lo que vives, y sólo puedo decirte que los milagros existen!!! por su puesto que si…
      Aveces no es la cura sino, levantarnos y respirar, caminar y bailar…..eso ya es un milagro.

      Yo empecé unas clases de danza que he tenido mucho miedo de tomarlas, amo la danza y aunque los años ya son muchos, finalmente mi mente y mis años decidieron que amar la vida es hacer lo que nos da felicidad.

      Así que te cuento que ha sido muy duro sentir que es difícil coordinar mis movimientos, que debo tratar de hacer movimientos con mis brazos y mis piernas y mi cerebro no está respondiendo como quisiera.
      Pero no importa puedo ir cada día y aprender un poco más, como si fuera una niña, trato de entender y ordenarle a mi cerebro. Sabes que los gimnasios no me gustan, me gusta la danza, el sentir mi cuerpo vivo y sentir que mi alma puede bailar.
      Pero con tantos años encima he decidido vivir mi vida apreciando lo poco o mucho que puedo hacer.

      Ahora voy a bailar otra vez, en mi época ser bailarina no era un arte, no en este país, ahora es un arte, es un reto, es vida es todo.

      Ahora voy a hacerlo por el hecho simple de sentir que estoy viva aún y que aunque me cueste y sienta dolor y calambres, soy feliz de poder pararme y moverme al ritmo de la vida.

      Me gusta leer tus artículos, y sé que pronto sabremos de ti con esas ganas que le tienes a la vida.

      Tú ya eres un milagro mi Gaby, yo soy un milagro, todos somos un milagro…..
      Un abrazo mi Gaby de tu amiga…YO

      1. Marlene querida, siempre es bueno saber de ti y tu fortaleza. Gracias por leer y no darte por vencida. Un abrazo fuerte.

    2. MArgarita linda, sigo siendo su vecina pero ya le escribo para vernos porque almuerzo un poquito más lejos. Abrazos.

  4. Gaby, hay gran bendición en conocerte, eres valiente y amas la vida. Sigue adelante, hay más que esperanzas, hay alegrías escritas para ti. Que todo se siga transformando por medio de los milagros

  5. Mi Gabyta, Dios es grande el núnca nos abandona ya vera que si sucede un milagro y usted seguirá con mucha alegría compartiendo su historia tendremos Gaby para rato le abrazo fuerte le quiero mucho besos y bendiciones

  6. El milagro del dia a dia, del aquí y el ahora.
    El mañana ya tendrá su momento.
    Por ahora entonces devuelvele esa sonrisa a la vida, que aun te quiere por aquí.
    Un abrazo

  7. Hola Gaby. Me siento muy identificada con lo que dices acá, respecto a cómo es la enfermedad y cómo nos frustra y cómo a ratos la tristeza nos ciega de las cosas maravillosas que nos suceden, a veces las cosas pueden ser tan complicadas que no nos damos cuenta de los pequeños milagros que suceden todos los días. Mucha suerte con el resultado!

  8. Hace poco empecé a leer tus blogs. Y créeme mu Gaby que el conocerte es un milagro porque en España compartíamos momentos unicos buenos y malos y ahora con cada cosa que leo tuya me enseña a ver la vida siempre con otra perspectiva
    Tqm amiga y a seguir cosechado milagros

  9. Gaby rezo por ti y tu milagro ,me has conmovido hasta llorar mi mama.tiene em desde hace 31-años y si es verdad cada dia es un milagro leerte me ayuda me da fe ,esperanza saber que no estamos solas en esto no te conosco en persona pero a traves de las letras si te mando un abrazo enorme a ti y tu mami gracias por compartir con nosotras tus vivencias es u circulo de ayuda gracias que DIos te bendiga siempre

Leave a Reply to marlene vallejo0 Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *