Es hora de hacernos el “aguante”

Estoy preocupada. Últimamente me han llamado muchas personas, demasiadas creo, para decirme que me han soñado. En medio de una pandemia, esperando el segundo ciclo de Alemtuzumab, claro que tengo miedo de que eso signifique algo.

Que me han visto guapísima, con un vestido y peinada, me dijeron. ¿Cómo no quieren que piense que ya me voy a morir? Vamos de nuevo: estaba peinada y con vestido. Eso, por lo bajo, era el cielo. Tal y como nos enseñaron solo ahí podría estar peinada. *risas grabadas*. Pero pensándolo bien, tal vez no signifique nada más que una muestra de cariño. Total, quienes me han llamado son mis amigas y amigos que he hecho a lo largo de la vida, gente linda con quienes he compartido varias etapas. Pero como yo creo que todo tiene algo más detrás aquí estoy dándole vueltas a la cabeza.

¡Pero qué bonitas y qué importantes esas llamadas! Creo que en un momento tan difícil como el que estamos pasando es importante no solo ser, sino estar. Es complicado estar en este tiempo. Yo siento que las vídeo llamadas no son suficientes, pero bueno, es una forma de estar. Recordaba, justo hace un año en mi primer encierro por Alemtuzumab, a esas personas que nunca me dejaron sola. No podía hablar por teléfono porque desarrollé una sensibilidad especial hacia los sonidos, pero nunca me sentí sola.

Personitas a quienes les contaba que me seguía sintiendo mal, pero no se cansaron de escucharme y de darme ideas para que me sienta mejor. De contarme sus historias, que me permitían vivir un poco de lo que estaba pasando afuera. Esa gente que te hace contención, que te dice que no importa si no tienes fuerzas para bañarte, ya lo harás mañana. Que está bien comerse muchos chocolates para tener energía, ya veremos después que hacer con la piel y el peso. Que saben ser y estar cuando los otros los necesitan.

Y ahora que todos estamos lidiando con esto como mejor nos parece, con nuestras propias circunstancias, ¿hace cuánto llamaste a tus amigos para ver cómo están? Cuando respondan escúchalos, por fa, no hay muestra más bonita de interés que sentirse escuchados. Sé que hay cosas con las que no estamos de acuerdo, pero cada uno está viviendo esto de la mejor manera, tratando de no enloquecer en el camino y por eso es bueno tener cerca a la gente que está de nuestro lado.

Porque regularmente nos fijamos en las cosas que nos diferencian, son las similitudes las que nos acercan. Por ejemplo, a mí me gusta hablar de EM con gente que la tiene, porque hay una empatía especial cuando vivimos la misma condición, por eso ahora podemos aprovechar que hay algo que nos une a todos, la pandemia. La vivimos de distintas formas, es cierto, pero podemos entender que hay etapas que todos pasamos, por eso ahora podemos ser más compasivos también.

Es hora de ser, si no podemos estar, demostrar el afecto y la importancia puede unirnos y puede salvarnos de nuestros propios conflictos, compartir las experiencias, darnos ánimos o simplemente escuchar, puede ayudarnos y ayudar a los demás.

Me parece realmente importante mantener nuestras relaciones con la gente querida y lo sé porque a mí me salvaron la vida.  

Comparte esto:

Leave a Reply

Your email address will not be published.