No culpes a la noche, no culpes a la playa, no culpes a la lluvia

Todo va bien en la vida de las personas con Esclerosis Múltiple (EM) hasta que descubres que tienes archienemigos y tú no eres un personaje de ficción con superpoderes.

La esclerosis múltiple es una condición de vida distinta, como la tenemos todos, pero esta se basa en aprender a escuchar a tu cuerpo: hay cosas que te harán muy bien, otras que de pronto empezarán a hacerte mal, otras que definitivamente siempre te hicieron mal y así… Continue reading “No culpes a la noche, no culpes a la playa, no culpes a la lluvia”

Comparte esto:

Cuestión de independencia

Las personas libres son lindísimas, son ellas porque nada las ata. Personalmente el único nudo que me gusta es el de la garganta y se llama CORBATA.

Después de un diagnóstico de EM viene el siguiente paso, todavía estás en shock pero no hay tiempo, debes iniciar un tratamiento. Yo tuve que empezar el mío al mes siguiente. Continue reading “Cuestión de independencia”

Comparte esto:

Y un día lo puedes explicar

Cuando el médico empieza a explicarte un diagnóstico como el de la EM, supongo que tu cerebro se va a recoger monedas de oro con los duendes al final del arcoíris, como cuando te desmayas del dolor para no sentir. De hecho, recordé al abuelo de un exnovio que apagaba su aparato para la sordera cuando le hablaba su esposa. Un mecanismo de defensa.

En el consultorio, mi médico especialista me explicaba con detalle qué era lo que estaba pasando en mi cuerpo. Claro, mientras él usaba términos raros, yo recordaba mis clases de Biología del colegio. Recuerdo haber dibujado y pintado con carboncillo una neurona y sus partes, pero de ahí a conversar con un neurólogo hay mucho trecho. Continue reading “Y un día lo puedes explicar”

Comparte esto:

Happily ever after

Tal vez tengo un grave problema con el “hasta que la muerte los separe”, pero como siempre voy por la vida buscándole una explicación a las cosas, tengo un par de teorías.

¡Hola! Soy Gaby Moncayo, MaríaGabrielaArreglaTuCuarto para mi mamá, aunque el cura no me bautizó de ninguna de las dos formas. Esta es mi historia: Continue reading “Happily ever after”

Comparte esto: